¿QUÉ COMPLICACIONES TRAEN LOS TERCEROS MOLARES O    MUELAS DEL JUICIO?


La retención de estos molares se pueden dar por diferentes causas o factores como por ejemplo: molares de tamaño grande y maxilares pequeños, esta retención dentro del hueso nos puede provocar algunas complicaciones que detallaremos a continuación.


Procesos Infecciosos: Si el molar tiene una porción erupcionada y el resto está dentro del hueso se puede formar una bolsa en la encía reteniendo alimento complicando así su higiene produciendo inflamación con infección llamada Pericoronaritis. Esta inflamación se puede extender hasta la mejilla y ganglios del cuello haciendo difícil la apertura de la boca provocando mucho dolor.


Problemas Neuromusculares: Si el tercer molar está en una mala posición ejerce presión sobre el segundo molar descompensando las fuerzas de masticación provocando un mal funcionamiento en la articulación temporomandibular lo que puede alterar el nervio dentario inferior que pasa por debajo de las raíces de los dientes.


Tumores: El tejido epitelial que rodea al tercer molar es potencialmente oncológica  por lo que puede provocar quistes o tumores de maxilar.

Por lo que recomienda su extracción y eliminación de todo el tejido que se encuentra en el hueso.


Complicaciones Mecánicas: Al no poder salir en caso de no haber espacio este igual presenta fuerza de erupción provocando lesiones en mejillas, lengua y hasta reabsorción del diente que tiene por delante, provocando su movilización, caries y destrucción de su raíz.





Formas de Prevención

Los inconvenientes  antes citados, pueden ser prevenidos si el paciente asiste con regularidad a su Odontólogo a través de visitas semestrales. Por medio de un examen clínico, se podrá detectar fácilmente la posibilidad de retención de estos molares. En caso de que así sea, se necesitará extraerlos por medio de una intervención quirúrgica.

El mejor momento para realizar esta operación es ni bien se diagnostique la retención, y por supuesto, no esperar a que la misma genere las patologías previamente descritas. Cuánto menos edad tenga el paciente mejor será, ya que el hueso es más blando, las raíces no están completamente formadas y disminuimos la posibilidad de dañar algún nervio.